ONU

Excelencias,
Señoras y Señores,
Les hablo en nombre de un país, el Principado de Andorra, especialmente comprometido
en la lucha contra el cambio climático. La participación y el interés de Andorra en las
cuestiones medioambientales han sido una constante en nuestra trayectoria en la
Organización de las Naciones Unidas.
Andorra, con 468km2, 70.000 habitantes y sin un sector industrial considerable, poco puede
hacer en la lucha para reducir las emisiones globales. Sin embargo, los efectos del
calentamiento global nos conciernen y afectan de manera muy especial:
La temperatura media en los Pirineos aumenta a un ritmo de 0,2 grados centígrados cada
década y las precipitaciones se reducen en 2 litros por metro cuadrado cada año. Los
cálculos de los expertos auguran una reducción del 18% de nuestros recursos hídricos de
hoy al año 2050.
Todas estas evidencias son especialmente preocupantes para un país –el nuestro- que vive
fundamentalmente del turismo de nieve y de montaña.
Estamos convencidos que los grandes acuerdos sobre el cambio climático deben integrarse
en las políticas nacionales de cada país. Andorra hace años que trabaja en ese sentido y en
los últimos tiempos hemos visto como mejoraban todos los indicadores medioambientales.
Pero también sabemos que el alcance de las políticas nacionales es reducido. Especialmente
reducido en un país como el nuestro. Precisamente por lo que les explicaba hace un
momento, Andorra es desde hace tiempo consciente de una evidencia: sin políticas de
alcance global, sin el compromiso de todos, los esfuerzos para luchar contra el cambio
climático no darán los frutos esperados.
Los problemas globales precisan de soluciones globales; y también de acciones locales,
evidentemente.
Por ello Andorra quiere estar presente y colaborar en los foros multilaterales sobre el clima.
A nivel regional, participamos activamente en el Observatorio Pirenaico del Cambio
Climático, en el marco de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, un foro que reúne a las
regiones fronterizas de Francia y España y a Andorra. La participación en este foro nos
permite analizar el impacto del cambio climático en nuestro entorno –un impacto que
puede tener serias consecuencias sociales y económicas- y preparar estrategias de
adaptación.
A un nivel más global, nuestro país se adhirió al Convenio marco de las Naciones Unidas
sobre el Cambio Climático en marzo de 2011. En los últimos tres años, hemos estado
trabajando para adaptarnos a las obligaciones derivadas de este convenio. En este sentido,
nuestro Departamento de Medio Ambiente está trabajando en la confección de diversos
informes sobre los gases de efecto invernadero, acciones de mitigación del cambio
climático, estudios de vulnerabilidad y riesgo y planes nacionales de adaptación. Todo ello
con la vista puesta en el primer informe bianual del próximo 31 de diciembre.
Así mismo, esperamos que de esta cumbre y de la Convención de París del año que viene
salgan nuevas iniciativas y nuevos compromisos que nos permitan seguir avanzando.
La cuestión del cambio climático pone de relieve –más que ninguna otra en la actualidad- la
necesidad de una acción multilateral efectiva.
El Principado de Andorra se compromete a seguir trabajando a nivel local, definiendo
políticas de adaptación al cambio climático y de concienciación de la ciudadanía, y también
a seguir participando de los grandes consensos para econtrar soluciones y respuestas
globales.
Muchas gracias.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada